domingo, 3 de julio de 2016

De libro a película: Me before you

Una historia que necesitas experimentar. Una novela inolvidable.

Louisa Clark sabe muchas cosas. Sabe cuántos pasos hay entre la parada del autobús y su casa. Sabe que le gusta trabajar en el café Buttered Bun y sabe que quizá no quiera a su novio Patrick. 
Lo que Lou no sabe es que está a punto de perder su trabajo o que son sus pequeñas rutinas las que la mantienen en su sano juicio.
Will Traynor sabe que un accidente de moto se llevó sus ganas de vivir. Sabe que ahora todo le parece insignificante y triste y sabe exactamente cómo va a solucionarlo.
Lo que Will no sabe es que Lou está a punto de irrumpir en su mundo con una explosión de color.
Y ninguno de los dos sabe que va a cambiar al otro para siempre.
Yo antes de ti reúne a dos personas que no podrían tener menos en común en una novela conmovedoramente romántica con una pregunta: ¿Qué decidirías cuando hacer feliz a la persona a la que amas significa también destrozarte el corazón?




Llevada por el hype de la película y de amigas que me decían que era una historia hermosa, me dispuse a leer este libro pensando que me iba a encontrar con una super apastelada historia de amor, pero no fue exactamente eso lo que encontré.

Louisa Clark es una chica de 26 años que vive con sus padres, su hermana y su sobrino; trabaja para ayudar a su familia, que en algunos casos parece exigirle demasiado. Por eso, cuando pierde su cómodo trabajo de seis años  en la cafetería, se ve presionada por todos a su alrededor para conseguir de inmediato un nuevo empleo. Guiada por la presión llega a la casa de los Traynor y así es como conoce a Will.

Will es un joven millonario que hasta hace dos años parecía conseguir todo lo que se propusiera, aficionado a los deportes extremos y reconocidísimo empresario, pierde todo cuando una moto lo choca en su camino al trabajo.
Entonces tenemos a dos personajes de mundos completamente diferentes, una alegre, colorida e inocente Louisa, y a un amargado, arrogante y cínico Will.
A simple vista son muy diferentes pero tienen una similitud muy importante: los dos, por diferentes circunstancias, se limitan tan solo a existir.
En esa similitud se sostiene toda la historia, que dista mucho de la típica historia de amor entre chico y chica, y tiene mucho más que ver con el redescubrir el amor por la vida y aprender a vivirla al máximo sin que nada te frene.
Respecto a los personajes secundarios, debo decir que durante todo el libro trate de tomarles cariño pero nunca sucedió.
Treena en el libro me parecía odiosa, muy egoísta. Recién al final y cuando vi la peli me pude reconciliar con ella.
Y la familia de Will me pareció, tanto en el libro como en la película, fría y distante. Sí se preocupan por su hijo, pero los siento tan poco demostrativos que me confunden.
En líneas generales me gustó mucho más la peli, me acercó mucho más a la historia que el libro, ya que este último se me hizo muy denso. Si bien no es un libro largo, algunas partes me parecieron innecesarias y parecía muy cargado. La película por el contrario me pareció que tenía lo justo para contar lo que se quería.

Cuando vi a Louisa en la peli sentí que estaba viendo una versión británica de Floricienta, es un personaje muy tierno y torpe que contrasta muy bien con lo sombrío de Will, quien florece como la primavera al estar cerca de esta divertida y ocurrente chica. Sam Clafin es seductor hasta en silla de ruedas, tiene la mirada y la sonrisa necesaria para hacer que cualquiera se derrita, no necesita nada más y es exactamente así como me imaginaba a Will.

En fin, es una historia que lo tiene todo: comedia, amor, drama.
No es lo que esperaba que fuera y eso me decepcionó bastante, pero ahora que lo estoy bajando a palabras, creo que igualmente fue una maravillosa faceta del amor la que nos muestra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada